refcs@ues.edu.sv

REFCS

Red para el Fortalecimiento de las Ciencias Sociales

RED PARA EL FORTALECIMIENTO DE LAS CIENCIAS SOCIALES


A partir de la década de 1960, las Ciencias Sociales cobraron un importante desarrollo en la vida académica y social del país. Dos fueron los centros académicos productores de debates en esa década y en de los setentas: la Universidad de El Salvador (UES) y la Universidad Centroamericana (UCA). Hubo entonces, una producción de pensamiento que analizó la realidad nacional, cuestionó el sistema político y su arraigado autoritarismo; tales reflexiones incidieron en el movimiento social de esas dos décadas.


La Universidad de El Salvador impulsó las Ciencias Sociales en un marco de una frágil institucionalidad, de una limitada formación teórica con escasa vinculación a  la investigación y en el contexto del crecimiento de un importante movimiento universitario comprometido con la situación social del país y con el movimiento revolucionario, que desembocó en la Guerra Civil de los ochentas. Durante esos años la Universidad afrontó al menos cinco ocupaciones militares.


Paralelamente, en la Universidad Centroamericana hubo esfuerzos importantes: se publicaron una serie de investigaciones a través de su editorial y la revista ECA, fundada en 1946, la cual tuvo un impacto sustancial en el análisis económico y social del país y en el movimiento social de la década de los sesenta y setentas. Asimismo, dentro de la UCA se desarrolló, entre los años de 1975 a 1980, un movimiento estudiantil que se sumó al movimiento social más amplio de esos años.


Finalizada la guerra civil y a partir de los Acuerdos de Paz, se proyectó hacer una recomposición política del país, lo cual no sucedió de manera sustancial. En particular el ramo de la educación   continuó sin mayores cambios en el modelo educativo y en términos de recursos. La situación de fragilidad y desestimación de la investigación científica en la Universidad de El Salvador continuó siendo una realidad palpable, debido en buena parte a la desfinanciación con la que operaba (y todavía opera) y a que el modelo educativo vigente hasta el día de hoy, no ha logrado integrar en la formación académica, la acción docente a la investigación. Lo anterior explica el poco impulso y desarrollo de la investigación en las Ciencias Sociales y las humanidades en toda su trayectoria. En ese contexto el debate y la contribución frente a los problemas del país, en la actualidad son limitados. No obstante, grupos reducido de docentes sistemáticamente hacen esfuerzos para efectuar investigaciones, producir y divulgar conocimiento, e insertarse en programas de posgrados, o participar en congresos nacionales e internaciones para compartir y debatir conocimiento entre pares.


Por otra parte, hay que reparar que después de la Guerra Civil el desarrollo de las CCSS en el país se ha visto fortalecido, eso ha sido gracias a varios factores que sumaron esfuerzos: intelectuales que continuaron produciendo durante la guerra fuera y dentro del país, jóvenes que a causa de la guerra civil emigraron y tuvieron oportunidad de formarse en Universidades de otros países, jóvenes que durante la guerra hicieron esfuerzos por mantener sus estudios y formación universitaria pese a la situación de violencia, profesores e investigadores universitarios salvadoreños y extranjeros, residentes en otros países dedicados a la investigación sobre El Salvador y Centroamérica, y también, gracias a las nuevas generaciones de profesores e investigadores que desde el país o desde el exterior están publicando sus trabajos.


Temas de estudio han sido abordados desde diferentes enfoques y metodologías, como la guerra civil, la problemática medioambiental, los diferentes tipos de violencia que afectan al tejido social, la crisis migratoria y de desplazados, la crisis del sistema político, estudios de género, procesos históricos del periodo colonial y del siglo XIX, entre otros, han sido de interés de investigadores en áreas de la antropología, sociología, historia y de otras disciplinas, pero aún la producción es escasa; hace más carácter interdisciplinar, y su difusión e impacto es limitado.


Tal situación ha merecido la atención de académicos docentes de la Universidad de El Salvador y de otras universidades, por el limitado e insuficiente desarrollo en la investigación científico-social y su divulgación que se registra  en el país.


Es en ese marco,  surgió a inicio del 2019 la iniciativa de crear una red de académicos, como una comunidad de conocimiento que abone a la producción académica y a su difusión. La creación de una comunidad científica a través del formato de una red posibilitará el intercambio, la formación, discusión y publicación; ingredientes tan necesario para el desarrollo y fortalecimiento de las Ciencias Sociales.


Las continuas catástrofes medioambientales y la reciente pandemia del Coronavirus Covid-19, han hecho más visible la crónica situación de ingobernabilidad del país, de marginalidad, de pobreza, de salud y de educación de amplios sectores de la población. Tales situaciones representan nuevos desafíos para el que hacer de las Ciencias Sociales.


En tal sentido,  la Red se propone construir un espacio abierto para profesores investigadores en Ciencias Sociales de la Universidad de El Salvador y de la comunidad de investigadores adscritos a centros universitarios y centros de investigación del país y de otros países para sumar contribuciones.